Skip directly to content

Atención y manejo de enfermedades no transmisibles durante las pandemias


Actualmente, la amenaza de las pandemias globales continúa. Factores como la gran movilidad social que representan los altos niveles de viajes y migraciones, la resistencia a los antibióticos y la habilidad desarrollada por algunos virus para mutar rápidamente, transmitiéndose de animales a humanos, aumentan las probabilidades de que algunas infecciones puedan propagarse a niveles pandémicos, generando emergencias de salud pública ante las que el mundo no está correctamente preparado para responder, según ha advertido la OMS.1

La degradación ambiental, el cambio climático y el aumento de la urbanización también contribuyen a acentuar el riesgo de transmisiones globales de enfermedades, además de que exponen a las poblaciones a peligros ambientales. Ante estas situaciones, las personas de la tercera edad y aquellas que viven en condiciones económicas precarias resultan más vulnerables.1

Un gran riesgo para la equidad en la salud 
Si estas tendencias se mantienen, los países en desarrollo se enfrentarán a la carga múltiple que implican las enfermedades no transmisibles, los padecimientos contagiosos y la amenaza de las pandemias. Estos cambios podrían extenuar los sistemas de salud y disparar los costos, además de aumentar la pobreza y la inequidad.1  

Ante la actual pandemia, ciertas enfermedades no transmisibles y sus factores de riesgo se han revelado como factores agravantes, entre ellos la obesidad, la diabetes, la hipertensión arterial y el tabaquismo, todos relacionados con la prevención y la cronicidad.2

Los sistemas sanitarios requieren adaptarse tanto a las nuevas modalidades de atención que involucra la telemedicina, como en lo referente a la prevención y promoción de la salud, que deben ser parte fundamental de la atención prestada.2

 

Las consecuencias de la pandemia en el manejo de las ENT 
El aislamiento ha provocado una disminución de procedimientos de diagnóstico y manejo relacionados con las ENT y sus factores de riesgo, como son los estudios cardiológicos, mamografías, endoscopias, análisis de sangre, controles de la presión arterial y del sobrepeso; ha creado complicaciones para los controles periódicos requeridos durante el embarazo y en la primera infancia; así como deficiencias en el cuidado de la salud mental y emocional.3

En tiempos de pandemia, la prevención es la mejor forma de enfrentar las problemáticas de salud. Sin embargo, en el panorama actual, se han observado importantes obstáculos para el acceso a la salud:3 

a) La prioridad a los pacientes afectados por la pandemia se da en función de una disminución en la atención de otras enfermedades.
b) Reprogramación y cancelación de controles y citas por el temor de la población al contagio.
c) Reducción en la realización de estudios para el diagnóstico y detección de enfermedades no asintomáticas.
d) Falta de claridad en la información sobre la salud, confusión y noticias falsas.
 

Aprender del pasado para prevenir el futuro 
La naturaleza y extensión de la actual pandemia no se había visto desde la llamada “gripe española” de 1918, si bien los efectos del virus presente afectan gravemente a los ancianos y a aquellos que tienen previas condiciones de salud.4 

Se cree que tanto la naturaleza y duración del periodo de contagio, como la implementación de las medidas sanitarias, tendrán consecuencias directas e indirectas en las enfermedades no transmisibles y en sus determinantes socioecológicos. Hasta ahora, el impacto del aislamiento en el desarrollo de estos padecimientos, particularmente en la salud mental, ha resultado ser sustancial.4 

Ante la amenaza de futuras olas de contagios o nuevos brotes virales, resulta esencial que la comunidad de la salud pública desarrolle nuevas investigaciones a largo plazo sobre los impactos sociales y de salud de las pandemias, al tiempo en que se evalúen las intervenciones implementadas, incluyendo la forma en que se han llevado las comunicaciones de salud pública y los recursos para la salud mental.4 

 

Fuentes

1. European Environment Agency. Changing disease burdens and risks of pandemics (GMT 3). [Internet] 2015. SOER 2015 Global megatrends.[Consultado 1 de febrero de 2021]. Disponible en:
2. Editorial semFYC. Oportunidades y amenazas para la prevención y promoción de la salud y el PAPPS en el contexto de la pandemia Covid-
19. Atención Primaria. [Internet] 2020; 52 (7): 449-451. [Consultado 1 de febrero de 2021]. Disponible en:
3. Critto. ME. Enfoque integral de la salud durante la pandemia. CASUS.[Internet] 2020;5(2): 48-49. [Consultado el 1 de febrero de 2021]. Disponible en: https://casus.ucss.edu.pe/index.php/casus
4. Scobie G, Whitehead R. What are the impacts of past infectious disease outbreaks on non-communicable health outcomes? Public Health Scotland. [Internet] 2020 [Consultado el 1 de febrero de 2021]. Disponible en: http://www.healthscotland.scot/media/3187/impacts-of-past-infectious-dis...
Código: PP-UCM-ARG-0025