Skip directly to content

La importancia de las enfermedades no transmisibles (ENT)


Enfermedades cardiovasculares, cánceres, enfermedades respiratorias y diabetes: se les conoce también como “enfermedades crónicas” y cada año son responsables del 71% de las muertes a nivel global. 1

Son el producto de una combinación de elementos genéticos, fisiológicos, ambientales y de comportamiento; entre sus factores de riesgo se cuentan conductas modificables -como el uso nocivo del alcohol, la actividad física insuficiente, el consumo de tabaco y los hábitos alimenticios poco sanos- y riesgos metabólicos; el principal es la presión arterial elevada, a la que se atribuye el 19% de las muertes a nivel mundial, seguida por el sobrepeso y la obesidad, la hiperglucemia y la hiperlipidemia.1

Un problema sanitario y socioeconómico Las ENT y sus factores de riesgo son en el mayor causante de morbilidad, mortalidad y discapacidad en el mundo.2

La carga es mayor para los países de ingresos bajos y medios (PIBM), donde ocurren aproximadamente 32 de los 41 millones de muertes globales al año.1

Estas enfermedades están estrechamente relacionadas con la pobreza, y su acelerado crecimiento tiene un gran impacto socioeconómico; los costos asociados con la atención médica pueden agotar rápidamente los recursos de las personas que viven en situaciones de ingresos bajos. Además, los riesgos de complicaciones y muerte se incrementan en poblaciones vulnerables y marginadas, pues en estas el acceso a servicios de salud puede ser limitado y se enfrenta un mayor riesgo de exposición a factores dañinos, como el tabaco o la alimentación poco saludable. 1

Aliviando la carga de las ENT
Tal desproporción es evidente en las cifras de decesos prematuros por ENT -es decir, aquellos que sobrevienen entre los 30 y los 69 años-: aunque anualmente cobran la vida de alrededor de 15 millones de personas en todo el mundo, es en los PIBM donde se cuentan cerca del 85% de tales fallecimientos.1

Si bien la carga de ENT ha sido reconocida como uno de los más graves obstáculo para el desarrollo en el siglo XXI, su control y prevención es posible.3

Reducir el impacto social de estas enfermedades requiere una aproximación de colaboración multisectorial que permita disminuir sus factores de riesgo y promover prácticas para su prevención y manejo; intervenciones esenciales pueden realizarse desde un enfoque de atención primaria de salud, reforzando la detección temprana y el tratamiento oportuno, lo cual puede aminorar la necesidad de procedimientos más costosos. 1

Datos y cifras

  • Las enfermedades cardiovasculares constituyen la mayoría de las muertes por ENT (17,9 millones cada año), seguidas del cáncer (9millones), las enfermedades respiratorias crónicas (3,9 millones) y la diabetes (1,6 millones).1
  • De entre los riesgos modificables, el tabaco causa más de 7,2 millones de muertes al año, mientras que 4,1 millones son atribuibles al exceso de sal y sodio.1
  • En la Región de las Américas, el 80,7% de las muertes anuales son causadas por ENT, el 38,9% son prematuras. 2
  • Las Américas tienen una tasa de mortalidad por ENT de 436,5 por cada 100 mil habitantes.2
  • El promedio mundial de inactividad física en adultos es de 23,3%. En las Américas es de 32,4%. 3
  • El sobrepeso y la obesidad se relacionan con gran parte de la carga de riesgos alimentarios. La prevalencia mundial es del 36,6%; en las Américas es del 59%.3
  • En las Américas, una persona de 30 años tiene una probabilidad de 16,2% de morir antes de cumplir 70 años a causa de una ENT.3
     

Fuentes

1. World Health Organization (WHO). Noncommunicable diseases
[Internet]. 2018. [Consultado 9 noviembre 2020]. Disponible en: https://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/noncommunicable-diseases
2. Organización Panamericana de la Salud. Enfermedades no transmisibles: hechos y cifras. Washington, D.C.: OPS, 2019.
[Consultado 9 noviembre 2020]. Disponible en:
3. Organización Panamericana de la Salud. Prevención y control de los factores de riesgo de las enfermedades no transmisibles. Estado de la aplicación de las medidas más costoeficaces en América Latina. Washington, D.C.: OPS; 2019. [Consultado 9 noviembre 2020]. Disponible en: https://iris.paho.org/handle/10665.2/50833
Código: PP-UCM-COL-0041