Skip directly to content

Resumen de la Enfermedad: Dolor agudo



Resumen de la Enfermedad

El dolor agudo puede visualizarse como un mensaje que sigue a una injuria en los tejidos, señalando la presencia de una condición patológica; en consecuencia, alertando al paciente sobre la necesidad de buscar tratamiento o de proteger al área involucrada de una injuria adiciona

La mayoría de los episodios de dolor agudo son autolimitados. El dolor agudo se torna crónico cuando persiste más allá del periodo esperado de su solución, el cual usualmente se considera que son unos tres meses. El dolor agudo recurrente no es dolor crónico.

Tradicionalmente, la distinción entre el dolor agudo y crónico se ha basado en un intervalo arbitrario de tiempo desde su aparición; los dos marcadores más comúnmente utilizados son 3 meses y 6 meses desde la aparición del dolor, aunque algunos teóricos e investigadores han establecido la transición del dolor agudo al dolor crónico en 12 meses. Otros denominan agudo al dolor que dura por menos de 30 días, crónico al dolor que tiene una duración superior a seis meses; y subagudo al dolor que dura entre uno a seis meses. Una definición alternativa popular de dolor crónico, la cual no involucra duraciones fifijadas arbitrariamente es “un dolor que se extiende más allá del periodo esperado de su solución”.

El dolor agudo y el dolor crónico poseen características diferentes.

El dolor agudo tiende a ser súbito, cortante, intenso y localizado. Usualmente es autolimitado, con una duración <6 meses. El dolor agudo puede estar asociado con rasgos fisiológicos, tales como sudoración, frecuencia cardíaca aumentada y presión arterial elevada.

Por otro lado, el dolor crónico, a menudo se describe como martirizante o intenso y generalmente es difuso. No existe un inicio o un final definido del dolor. La intensidad puede variar, ya que puede haber periodos breves de remisión. El dolor crónico da como resultado dificultades psicológicas y fisiológicas. El dolor agudo puede superponerse al dolor crónico.

En nuestra vida diaria existen muchas formas de dolor agudo, tales como el “dolor somático” del dolor musculoesquelético debido a injurias por practicar deportes/traumatismos, quemaduras, incisiones (tales como el dolor postoperatorio) o por enfermedades infecciosas (tales como faringitis, otitis, etc.)

También puede ser un “dolor visceral” causado por una oclusión vascular, tal como sucede en la isquemia miocárdica, el dolor visceral nociceptivo/inflamatorio debido a estiramiento, hipoxia o inflamación de las vísceras huecas, tal como sucede en el cólico abdominal, en la dismenorrea, etc. La irritación del nervio trigémino o de las raíces nerviosas C2-C3 puede llevar a inflamación neurovascular en cefaleas episódicas agudas, tales como la migraña2, 3, 4.

 

 

 

Referencias:

  1. Información para Prescribir Celebrex ® 200 mg CÁPSULA versión CDS 16.0
  2. Cole BE. Pain Management: classifying, understanding, and treating pain. Hosp Physician 2002; 38 (6): 23-30.
  3. International Association for the Study of Pain. Unrelieved Pain Is a Major Global Healthcare Problem. Disponible en: http://www.iasp-pain.org/AM/Template.cfm?-Section=Press_Release&Template=/ CM/ContentDisplay.cfm&ContentID=2908. Se accedió el 24 de Julio del 2015.
  4. National Pain Summit Initiative. National Pain Strategy: Pain Management for All Australians. Disponible en: http://www.iasp-pain.org/PainSummit/Australia_2010PainStrategy.pdf. Se accedió el 24 de Julio del 2015.

 

PP-CEL-COL-0028

Este material es de uso exclusivo para el cuerpo médico.
©Pfizer S.A.S Todos los derechos reservados – Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización del titular.