Skip directly to content

Prioridades en la investigación de las ENT


A pesar de que las enfermedades no transmisibles (ENT) son en gran medida prevenibles, se ha hecho poco para trasladar el conocimiento y datos actuales a políticas y acciones efectivas. Para desarrollar intervenciones basadas en evidencia, con miras a convertirlas en acciones, es importante priorizar la investigación relativa a estos padecimientos.1

Existen muchas barreras para llevar a cabo los planes destinados a las ENT, y superarlas requiere cambios organizacionales, nuevas formas de trabajar y la adopción de modelos derivados teóricamente. En estos enfoques destaca la necesidad de contar con datos y del uso de la investigación para la implementación.2

Estrategias para la priorización
Uno de los desafíos constantes para la priorización de las ENT ha sido identificar el conjunto de ideas que logre atraer el apoyo político y público. Para ello, se ha generado un marco que permite caracterizar a este grupo de enfermedades; su enfoque se ha centrado, primero, en la morbilidad y la mortalidad, luego en las preocupaciones económicas y de desarrollo, y finalmente en la perspectiva de los derechos humanos. Otro marco esencial ha sido la simplificación de la categoría de estas enfermedades a través del encuadre de “4 x 4”, es decir, cuatro factores de riesgo y cuatro enfermedades, ocupado desde el año 2000.3

Por otro lado, las “mejores inversiones” se desarrollaron como soluciones dentro de un marco interno para el propósito del marco externo, definiéndose desde 2010 como “intervenciones rentables, viables y asequibles en cualquier entorno de recursos”. Hasta la fecha, estas “mejores inversiones” tienen limitaciones en su aplicabilidad, tanto a nivel mundial como nacional, y carecen de un mecanismo eficaz para su implementación y compromisos.3

Posiblemente, la mayor oportunidad para que el tema se aborde en las respuestas mundiales y nacionales ha sido la inclusión de las ENT dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, lo que también permite vincularlas con asuntos más amplios, como la pobreza, la seguridad alimentaria y la educación.3

Enfoques de investigación para informar las políticas
Los programas para las enfermedades no transmisibles pueden fortalecerse mediante la identificación sistemática de los desafíos que enfrenta su implementación, y traduciendo estos en preguntas que puedan responderse mediante la investigación.2

Para comprender la epidemiología de las ENT se requiere monitorear su carga e investigar los factores de riesgo. Es necesario enfocar la investigación en la identificación de “mejores prácticas” que reduzcan tales factores de riesgo, pues aun cuando se conoce qué intervenciones se deben realizar, se necesita saber cómo llevarlas a cabo de forma eficaz en entornos de escasos recursos.1

Existen indicadores creíbles e intervenciones efectivas, pero su aplicabilidad global, especialmente en países de ingresos bajos y medianos (PIBM), es cuestionable. Para ser eficaz, el movimiento de las ENT debe expandirse más allá de los expertos en salud global, fomentar la sociedad civil y desarrollar una estructura de gobernanza mundial más amplia e inclusiva.3

Del mismo modo, abordar tan enorme carga de enfermedad requiere un mayor enfoque en la atención primaria de la salud, por lo que se necesita investigación que permita construir modelos de este nivel de atención que describan sus elementos clave, como la identificación y gestión de factores de riesgo modificables y de ENT comunes, además del diagnóstico, tratamiento, seguimiento y derivación mediante protocolos estándar. El uso de recursos tecnológicos también debe explorarse de manera sistemática.1

Claves para la investigación
Entre otros puntos clave que se han mencionado para la investigación de las ENT, particularmente en los PIBM, están:1
 

● Definir las mejores prácticas evaluando la eficacia de las intervenciones, tanto clínicas como comunitarias.1
● Implementar las mejores prácticas en entornos clínicos y de población, optimizándolas mediante la investigación operacional.1
● Desarrollar modelos de atención primaria para el manejo de las ENT.1
● Realizar estudios de cohorte amplios que permitan cerrar la brecha entre la evidencia y la práctica.1
● Estudiar los enfoques que mejoren la adherencia del paciente y la autogestión.1
● Realizar evaluaciones económicas para estudiar la costo-efectividad de las intervenciones.1
● Promover la atención centrada en el paciente, midiendo la funcionalidad y calidad de vida.1
● Explorar el papel que los métodos complementarios y alternativos de medicina pueden tener para hacer frente a las ENT.1

Las respuestas ante las ENT deben adaptarse a los contextos locales, centrándose tanto en la prevención como en el manejo de las enfermedades y teniendo una estructura de gobernanza global con mayor solidez.3

Existe la necesidad de que la comunidad de ENT divida el problema en dos componentes, por un lado, la prevención y por el otro el tratamiento y la atención, ya que estos requieren una respuesta política diferente, a nivel global y nacional, para asegurar vidas saludables y promover el bienestar general en todas las edades.3

 

Fuentes

1. Tripathy, J. P. Research priorities in non-communicable diseases in developing countries: time to go beyond prevalence studies. Public Health Action. [Internet]. 2018. [Consultado el 23 de abril de 2021]. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6012966/
2. Peters DH, Peters MA, Wickramasinghe K, Osewe PL, Davidson PM. Asking the right question: implementation research to accelerate national non-communicable disease responses. BMJ [Internet]. 2019. [Consultado el 23 de abril de 2021]. Disponible en: https://www.bmj.com/content/365/bmj.l1868
3. Heller O, Somerville C, Suggs LS, Lachat S, Piper J, Aya Pastrana N, et al. The process of prioritization of non-communicable diseases in the global health policy arena. Health Policy and Planning [Internet]. 2019. [Consultado el 23 de abril de 2021]. Disponible en: https://academic.oup.com/heapol/article/34/5/370/5519067
 
La información contenida en esta sección se suministra exclusivamente al cuerpo médico con la intención de brindar información pertinente y actualizada sobre temas científicos de interés. Esta información no tiene la intención de apoyar, promocionar o recomendar indicaciones, dosificaciones o cualquier mensaje que no esté dentro de la información para prescribir aprobada de los productos de Pfizer en el país. ©Pfizer S.A.S. Todos los derechos reservados – Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización del titular.Pfizer, subsidiarias y relacionadas. Todos los derechos reservados – Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización del titular.
Código: Código: PP-UCM-COL-0092