Skip directly to content

Historia de la hormona de crecimiento (HC)

 


 

En pacientes normales, la hormona de crecimiento (HC) es una proteína producida en los somatotropos de la adenohipófisis que interviene en la regulación del crecimiento y del metabolismo de carbohidratos, proteínas y lípidos. Actúa indirectamente en el crecimiento a través de los factores de crecimiento similares a la insulina (IGF-1 e IGF-2) y sus proteínas transportadoras (las IGFBP).1
 

La necesidad de un tratamiento efectivo para niños y adolescentes con déficit de hormona de crecimiento ha sido un tema de discusión desde los años 50. Los esfuerzos para adquirir la HC comenzaron a mediados de la década de 1940. El trabajo inicial se realizó en primates, lo que llevó a la purificación de HC bovina y porcina. Pero ninguna de estas preparaciones mostró una actividad bioquímica o metabólica significativa, ya que los efectos de la HC son específicos de cada especie.2
 

En la década de 1950, la HC era extraída exitosamente de glándulas pituitarias de cadáveres humanos, por lo que en 1960 se creó la Agencia Nacional Pituitaria (NPA por sus siglas en inglés) para alcanzar los objetivos de soporte clínico y de investigación1, encargándose de la supervisión de la aplicación del medicamento entre los años 1963 y 1985, donde se beneficiaron alrededor de 7,700 niños en EE.UU. y 27,000 aproximadamente en todo el mundo.2 Sin embargo, la dificultad y los costos implicados limitó su uso. Además, un pequeño número de pacientes desarrollaron la enfermedad viral de Creutzfeldt Jakob (mediada por priones), ya que el virus contaminó la preparación de la HC cadavérica.2,3
 

Paralelamente a la distribución de la hormona, se iniciaron procesos de investigación enfocados a obtener, mediante procesos de biotecnología, una hormona más accesible para los pacientes, llegando a descubrir la primera HC recombinante derivada de ADN humano en el año 1972. En 1981, laboratorios Genentech desarrolló el primer proceso de biosíntesis de la hormona de crecimiento y posteriormente se desarrolló el método de secreción proteica, en el que se usaba la clonación de ADN por medio de un plásmido de una colonia de E. coli, el cual era purificado y procesado por medio enzimático, luego insertado dentro de la bacteria, que efectuaba el proceso intracelular, originando la proteína denominada como somatropina.2,3
 

Debido a que se había encontrado una nueva fuente de HC, el proceso de registro de somatropina inició en 19864 por Kabi Pharmacia, laboratorio farmacéutico instalado en Estocolmo, obteniendo su aprobación en 1988 y paralelamente se aprobaron las indicaciones actuales: Déficit de hormona de crecimiento (1985), Insuficiencia renal crónica (1993), Déficit de hormona de crecimiento en adultos (1997), Síndrome de Turner (1997), Síndrome de Prader-Willi (2000) y Pequeño para la edad gestacional (2001).2
 

Referencia:
1. Calzada-León R. ¿Qué tan segura es la hormona de crecimiento humana recombinante? Rev Med Inst Mex Seguro Soc. 2017;55(3):341-352.
2. Ayyar VS. History of growth hormone therapy. Indian J Endocrinol Metab. 2011;15(Suppl3):S162–S165.
3. Zdanowicz, M. Human growth hormone: ethical and economic considerations of use and misuse. J Manag Care Spec Pharm. 1997;3(4):448-452.
4. Nyberg AC. EC registration of Genotropin® (recombinant human growth hormone) via the concertation procedure. Ther Innov Regul Sci. 1993;27(1):61-62.

 

 

 

 Regresar al menú

PP-GEN-COL-0368
 

Este material es de uso exclusivo para el cuerpo médico. ©Pfizer S.A.S. Todos los derechos reservados
- Prohibido su reproducción total o parcial sin autorización del titular